BOLSOS

Todos los bolsos me resultaban pesados e incómodos, necesitaba uno ligero y amoroso, en el que el único peso, fueran mis enseres y se adaptara a mi cuerpo como una segunda piel. Este fue el motivo, por el que me decidí a seleccionar suaves y ligeras pieles, evidentemente españolas y muy bien curtidas, para mi ansiado y necesario bolso, una vida sin cargas, únicamente las realmente necesarias, una actitud que es mi máxima.

Después de tener seleccionada la deliciosa piel, empecé a diseñar el bolso siendo imprescindible que fuera de una pieza completa de piel, y no teniendo ningún tipo de costura por su parte inferior para su máxima resistencia frente sus cargas.

Corto cada pieza por separado, creando diseños únicos, conservando sus marcas de piel, haciendo que cada bolso sea exclusivo, aunque pertenezca a una misma familia.

Cuando el bolso está confeccionado, es tratado con tintes y pinturas artísticos. A cada pieza se le da un acabado único de manera artesanal y se finaliza con bálsamos naturales para hidratar, tarea que debes de realizar esporádicamente, para que tu adorado bolso sea eterno, así como, guardarlo en su bolsa de algodón bien estirado,  para que no coja marcas no deseadas en su suave piel.